El sueño que me cambio

Categorías Reflexiones

Esta mañana me desperté después de un sueño tormentoso, un sueño lleno de ira y de dolor… yo me convertí en un monstruo y empecé a desatar mi ira sin sentido a los que más quería en este mundo.

Me desperté llorando, con un dolor en el pecho por no entender que estaba pasando. Cuando logré calmarme entendí que lo que siento es un inmenso dolor y que lo he escondido detrás de mis chistes y mis alegrías descontroladas, entendí que debo llorar todo lo que debí llorar en su momento y aceptar que el dolor y el llanto no son malos cuando son necesarios.

Esta careta que pongo de graciosa es solo para ocultar lo doloroso que pasa en mi vida, tengo que dejar de ser un personaje para convertirme en persona.

Quizás pase muchos días en el nirvana, pero para poder convertirme en mi propia heroína tengo que emprender mi viaje del héroe para luego volver y enseñarle a otros las cosas que vi en mí y que debo cambiar.

El miedo existe en todas las personas, en grados altos o bajos, pero tenemos que aprender a dejar que el miedo no controle nuestras vidas, yo deje que el miedo manejara mi forma de vivir, solo reaccionando a lo que la gente me daba sin pensar antes de actuar.

Vive tu vida, no dejes que le miedo te paralice. Deja que te motive.